Enclavado en El Bierzo, se alza Otero. Y de sus tierras, surge Pizarras de Otero. Elaborado en depósitos de acero inoxidable, este mencía se presenta sin maquillaje y mostrando la fuerza de su juventud. Afrutado, con notas minerales, amplio y complejo.