Elaborado mediante el método tradicional de Champenoise, partiendo de un vino base procedente de una vendimia seleccionada que asegura el equilibrio óptimo entre acidez y grado alcohólico, así como una mejor expresión del varietal del albariño. Mediante el método tradicional la segunda fermentación se lleva a cabo en botella, realizando una crianza sobre sus lías de 21 meses hasta el momento del degüelle. Esta larga crianza proporciona complejidad en los aromas, redondez y una fina burbuja perfectamente integrada.