Sólo cocinando una carrillada bien especiada a fuego muy lento puede conseguirse una textura melosa y una salsa de ésas a las que ningún pan puede resistirse. Lista para calentar y disfrutar. Incluye 250 g de puré de patata trufado.