La brasa saca el mejor partido a esta pieza de ternera. Un toque dorado por fuera, jugosa en su interior, sal en escamas y listo. Se convertirá en el imprescindible de tus barbacoas.