Los pescadores noruegos saben dónde están los mejores salmones, y gracias a ellos nosotros también.