La lenteja pardina se conoce por su pequeño tamaño y por el color marrón (pardo), de ahí su nombre.