Intenso, con mucho colorante natural. Capa alta bien definida. Rojo Picota detalles violáceos en menisco, para la crianza que lleva. Glicérico, limpio, brillante y de impresionante vivacidad para el tiempo en barrica. Potente, también, en aromas frutales, nítidos, muy intensos y frescos, de mora y grosellas, ciruelas, todo ello en compota, destellos de roble (canela, tofe, caramelo, especias y cuero), fondo balsámico avainillado. Buen equilibrio con el alcohol, conjuntado. Ataque, aunque seco, muy afrutado y potente, con tanino fresco y frutal. Evolución sin despuntes. Franco en boca. Eterno en final de boca.