Criada casi salvaje en las aguas de Gran Canaria, esta lubina ha pasado toda su vida nadando en el océano. Fíjate en su grasa infiltrada y disfrútala de mil maneras.