Estás ante un queso único donde hemos logrado un equilibrio entre su aroma, que mezcla leche y notas picantes, y un elegante recuerdo a frutos secos en el paladar. Corta un par de triángulos y acompáñalo con un buen vino tinto o rállalo en la pasta y disfruta de su inconfundible sabor.