Envuelta en una capa de manteca de cerdo ibérico, su corteza natural comestible recoge todo su sabor junto con el aroma fresco del romero. Un queso ideal para acompañar de vinos tintos y panes artesanales al gusto que potencien todo su abanico de matices en la boca.