Durante una demostración pastelera, Fréderic Bau dejó cociendo chocolate blanco al baño maría más tiempo del necesario. El resultado de este olvido lo sorprendió: el chocolate se volvió rubio y dejó escapar un delicado olor a galleta tostada y leche caramelizada. Así nació el delicioso Dulcey.